Martes 21 de Octubre del 2014
   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Volver atrás...
Cementerio Oeste
Dependiente de:
Dirección de Cementerios
Domicilio: Asunción 150 - San Miguel de Tucumán (C.P. 4000)
Teléfono/s: (0381) 4330223

Actividades y Servicios Relacionados

 
Documento sin título

Cementerio del Oeste:

Ubicación Geográfica:

Se encuentra ubicado adentro del casco urbano de San Miguel de Tucumán en el Barrio “El Bosque”, al Oeste de la Plaza Independencia (paseo principal de la Capital) a 13 cuadras de la misma. Está delimitado por las siguientes arterias, paseos públicos y dependencias municipales. Hacia el Este y sobre la calle Asunción encontramos el edificio principal de la Necrópolis, su hall de entrada, la Iglesia, la Avenida Principal, las oficinas administrativas, como así también la Dirección de Cementerios.
Mediante Ley Nº 7.535 del 15 de Marzo del 2006, el Cementerio del Oeste fue Declarado bien del Patrimonio Cultural de Tucumán.

Datos Catastrales:

El Cementerio del Oeste tiene una superficie total aproximada de 56.049 mts.2, con 2997 tumbas distribuidas entre Sepulturas, Sotanitos, Capillas, Mausoleos y Panteones; su predio está dividido en 08 (ocho) cuadros denominados con letras:

Cuadro “A”, con 223 tumbas; Cuadro “B”, con 367 tumbas; Cuadro “C”, con 480 tumbas; Cuadro “D”, con 598 tumbas; Cuadro “E”, con 501 tumbas; Cuadro “F”, con 464 tumbas;
Cuadro “G”, con 161 tumbas; Cuadro “H”, con 203 tumbas.

Imágenes:

 
Frente del Edificio principal del Cementerio del Oeste   Hall de entrada a la Necrópolis
 
Imagen de la “Mather Dolorosa” y Oficinas Administrativas   Capilla de la Necrópolis
 
Avenida Central   Avenida Norte
 
Avenida Sur   Calle Interna

Actualidad de la Necrópolis:

El Cementerio del Oeste cuenta con una visita guiada denominada “Recorriendo la Historia por el Cementerio del Oeste”; realizada con personal de la Dirección de Cementerio.
Dicho recorrido fue ideado y planificado gracias a tareas de recopilación de datos; que tubo al principio como objetivo primordial la de mostrar a todos los comprovincianos y muy en especial a los chicos estudiantes del nivel medio y Universitario; toda la riqueza histórica – arquitectónica – escultórica, que posee esta Necrópolis dentro de sus cuatros paredes; las que se manifiestan sobre los monumentos que guardan los restos de las personalidades que forjaron la grandeza de nuestra Provincia y del País todo; como un museo al cielo abierto.
A partir del año 2007 la Subdirección de Cementerios, conjuntamente con la Dirección de Cultura y Turismo, con la colaboración de la representante de la Filial Tucumán de la Red Argentina de Cementerios Patrimoniales; con conocimiento y pleno apoyo del CPN Domingo Amaya Intendente de San Miguel de Tucumán; se reorganizó la visita guiada incluyendo esta vez al turismo nacional como así también el internacional; preparándose planos, guías y folleteria del mismo, para ser entregada a las personas que realizaran dicho paseo; esta nueva iniciativa fue inaugurada en el mes de Julio de 2007, contando con la presencia de autoridades municipales; comitivas de estudiantes del nivel medio de aprendizaje y publico en general.
A partir del año 2008, y como inquietud de la Dirección de Cementerios, se organizó conjuntamente con la Cripta ubicada en el Colegio Don Bosco (Comunidad Salesiana), el Cementerio del Oeste y el M.U.N.T. (Museo de la Universidad Nacional de Tucumán) una visita guiada a realizarse en horario nocturno. Este acontecimiento se realiza una vez al año, (a fines del mes de Octubre), en conmemoración a los fieles Difuntos y que se denominó “Visiones de la Muerte”, contando con la asistencia de más de 2.000 personas.


Imágenes:

 
Recorrido Histórico realizado por un grupo de alumnos de nivel medio   Hall de entrada, ornamentado e iluminado para la visita guiada nocturna
 
Comienzo de la visita, la gente se desplaza por Avenida Central de la Necrópolis   “El Ariel Caído” escultura realizada por Fioravanti para la Sepultura del Dr. Raúl Colómbres
 
Monumento del ex Gobernador Federico Helguera   Ignacio Colombres - Este monumento posee una magnífica escultura realizada en mármol de carrara por el escultor Francisco Cafferata, denominada “El Dolor“ y que fuera inaugurada en el año 1.890.

Antecedentes Históricos Generales:

Desde un principio y junto a la Catedral estuvo ubicado el enterratorio principal, pero como consecuencia de los problemas sanitarios (las epidemias) que le toco vivir a la ciudad, el Gobernador General Gregorio Aráoz de La Madrid, en 1826, decretó que se formara un Cementerio público en el sitio que crea más oportuno, quedando como lugar provisional y único la vieja Capilla del “Señor de la Paciencia”, este Templo, ubicado donde se encuentra actualmente la iglesia del “Buen Pastor”, tenía a su lado una extensión de tierra sin edificios, la que por entonces se convirtió en Cementerio por más de un cuarto de siglo.
El crecimiento de la ciudad fue colmando el enterratorio existente; iniciándose la búsqueda de un lugar más adecuado para su ubicación.
La necesidad de contar con un nuevo Cementerio, ya había preocupado al ex Gobernador José Manuel Silva, quien en su testamento (1848) “dona” una porción de tierra en las inmediaciones de la ciudad, al Oeste de esta, y una suma de dinero $200.- (doscientos) pesos, para que se realice dicho Cementerio, el que contaría con un Capellán y una Iglesia, quedando prohibidas las misas de cuerpo presente, para así evitar la contaminación debido a las enfermedades infectocontagiosas de la época. El jefe de Policía seria el encargado de su administración y custodia.
Entre los años 1854 – 1855, el Gobernador Propietario de Tucumán, Presbítero José María del Campo, decretó abrir un nuevo Cementerio “en un lugar y a proporcionada distancia del centro de la ciudad, teniendo presente que los vientos no sirvan de vehículo para infectar a la población”.
El día 13 de Mayo de 1859, durante el gobierno del Coronel Doctor Marcos Paz, y habiéndose concluido con el traslado de restos es declarado, por Decreto del Gobernador, “Cementerio público” el local destinado a ese objeto, al oeste de la ciudad, denominándoselo “Cementerio del Oeste” nombre que perdura hasta nuestros días.
La inauguración oficial de la edificación, realizada en esa época, fue el día 13 de Mayo de 1872, cuya construcción se inicio en 1859.
No se sabe con precisión la fecha en que se erigió el frente principal del Cementerio, fotos de principio de Siglo lo muestran con una solución de clara raíz clásica, tratándose de un recio pórtico de tres vanos con columnas apilastradas sustentando un desnudo frontispicio; el “aggiornamiento” que actualmente presenta debe acontecer de la década del 20, donde el arquitecto José Graña, de vasta trayectoria en el medio local, le imprime esta solución “neocolonial” ante el pensamiento estilístico de entonces.
Hoy, tal como su proyecto originario, se accede a la Necrópolis a través de un hall que oficia de pórtico, al que lo flanquea la Capilla y el sector de oficinas administrativas.
Desde allí una gran avenida organiza, en damero, todos los cuadrantes del Cementerio; en la década del 30 se lleva a cabo la construcción de la Pared Perimetral y en el año 1966, se realizo la ampliación del predio, extendiéndose las sepulturas hacia la parte trasera del mismo, en donde existía un vivero.-
En el Cementerio del Oeste, la escultura está presente en sus distintos géneros: figuras de bulto completas, bustos, alegorías, guirnaldas y relieves; predominando imágenes calmas y en meditación.
Las construcciones funerarias realizadas desde 1860, manifiestan la destacada influencia italiana; esta arquitectura historicista tomó a la antigüedad grecorromana como fuente de modelos inspiradores.
En los primeros años del Siglo XX, la influencia francesa reemplazó a la italiana.
Gran parte de los materiales y detalles arquitectónicos construidos entre 1880 y 1930 son de influencia europea: vitreaux, herrajes y puertas que ornan las bóvedas; no solo el ingles, italiano o francés están presentes en este lugar, se encuentra también un despliegue del eclecticismo individualista y romántico con reminiscencias góticas, bizantinas, románicas, egipcias, etc.
Dentro de los Muros perimetrales de esta Necrópolis, encontramos los monumentos que guardan los restos de las familias patricias o fundadoras (Siglo XVII y XVIII) que llegaron a la Provincia constituyéndose como las familias tradicionales.
Encontramos también monumentos de las familias de dirigentes azucareros y funcionarios del gobierno (Siglo XIX) que se unen a las viejas familias tradicionales (poder político – económico).

La Historia
La Historia   La Historia

Monumentos de Interés Histórico y Artístico Nacional:

La iniciativa de la Municipalidad buscó honrar a la historia de nuestra provincia, resguardando las concesiones que poseen los “Restos de Ilustres Personalidades”, mediante Resolución Nº 0234/SOSP/09; para gestionarse ante la Comisión Nacional de Museos, Lugares y Sitios Históricos.
Posteriormente, fueron declarados Sepulcros histórico y Bienes de Interés Histórico-artístico Nacional cinco sepulcros de Personalidades tucumanas reconocidas por su trayectoria política y cultural en la provincia.
Fueron designados “Sepulcros Históricos” las tumbas de la escultora Lola Mora, y de los ex gobernadores Silvano Bores y Domingo Martínez Muñecas.
En tanto que las tumbas de Lucas Córdoba e Ignacio Colómbres fueron declaradas “bienes históricos y artísticos”.
Todos estos Sepulcros, están ubicados en el Cementerio del Oeste y fueron designados por el Poder Ejecutivo Nacional con el aval de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, mediante Decreto Nacional Nº 316/2010.

Sepulcros Históricos:
Silvano BORES
Domingo MARTINEZ MUÑECAS
Dolores Candelaria MORA de la VEGA (Lola MORA)

Bienes de Interés Histórico-Artístico:
Lucas CORDOBA
Ignacio COLOMBRES

Imágenes:

 
Gobernador Domingo Martínez Muñecas   Escultura “LA PIEDAD” sobre la Sepultura del Dr. Ignacio Colombres
 
Gobernador Silvano Bores   Mausoleo de la Escultora Lola Mora
 
Mausoleo del Tte. Cnel. Lucas A. Córdoba
Ex Gobernador de Tucumán
  Gobernador José Manuel Silva


Personalidades Destacadas de la Provincia y sus Monumentos: Ubicadas en el Cementerio del Oeste

1)- Domingo Martínez Muñecas

Función Pública desempeñada: Gobernador de Tucumán 1878 - 1880

Biografía:

Ficha: nació en Tucumán, hijo de Domingo Martín y doña Cornelia de las Muñeca.
El 30 de Septiembre de 1878, se promulga la ley declarándolo Gobernador de la Provincia.
Pertenecía al Partido Autonomista y asume el 12 de Octubre, llevando como Ministro general a Silvano Bores.
Su gestión estuvo atribulada por la oposición Mitrista; actuó eficazmente a favor del Autonomismo, tanto movilizando la guardia nacional con motivo de la revolución en 1880, logrando el triunfo y la candidatura presidencial de Roca. Durante su mandato llegó el teléfono a la ciudad de Tucumán.
Había ocupado bancas en la Sala de Diputados y presidió poco antes de su elección el Club Unión, que levantó la candidatura de Juan Bautista Alberdi como Diputado Nacional.
Gobernó hasta 1880, luego actuó como presidente de la comisión que erigió la Iglesia de Pueblo Nuevo (Villa Luján) en 1886, también fue titular del Club Social.
En 1887 presidió el Senado de la Provincia, y tuvo un sitial en la Comisión Municipal designada por la intervención de Zavalía. Falleció en Tucumán el 29 de Abril de 1888. Estaba casado con doña Lucia López Murga.
Sus restos se encuentran inhumados en el Mausoleo familiar y fue designado por el Poder Ejecutivo Nacional con el aval de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, como “Sepulcro Histórico” Decreto Presidencial Nº 316/2010, de fecha Buenos Aires – 03 de Marzo de 2010.

 
Gobernador Domingo Martínez Muñecas

2)- Doctor Ignacio Colombres 1859 - 1887

Función Pública desempeñada: Diputado de Tucumán

Biografía:

Ficha: nació en Tucumán, nieto materno del Gral. Celedonio Gutiérrez. Bachiller recibido en el Colegio Nacional en 1876, se había doctorado en Medicina en la Universidad de Buenos Aires con la tesis “Herencia Patológica”.
Fue diputado a la Legislatura, como dirigente de la fracción política que apoyaba al Dr. Bernardo de Irigoyen, en contra de Juárez Celman.
Durante la epidemia de Cólera (1886 – 1887) le correspondió el heroico comportamiento que caracterizo a los médicos tucumanos.
En la mañana del domingo 12 de Junio de 1887, hizo crisis el enfrentamiento entre el gobierno nacional, que presidía el doctor Miguel Juárez Celman, con el Gobierno de Tucumán, ejercido por don Juan Posse.
Un grupo de hombres armados, bajo la jefatura del administrador del Ferrocarril Central Córdoba, Lídoro J. Quinteros, decidió derrocar violentamente la administración tucumana.
Un periódico de la época publicó su retrato con la leyenda “Yo soy el Ministro Colómbres, que me bato contra mil hombres” y desde Buenos Aires, “La Nación” afirmo que había dado “el más brillante ejemplo de heroísmo, en defensa de su partido traicionado, de la autonomía provincial avasallada y de los poderes públicos audazmente atropellados”.
Las jornadas del 12 y 13 de Junio impactaron terriblemente la precaria salud del doctor Colómbres, quien fallece el 7 de Noviembre de 1887. En Septiembre de 1890 queda inaugurado en Tucumán, la obra “El Dolor” realizada por Francisco Cafferata en Buenos Aires, y mandada a erigir por sus amigos “a la memoria del inolvidable y malogrado Doctor Ignacio Colómbres”.
Sus restos se encuentran inhumados en una Sepultura, designada por el Poder Ejecutivo Nacional con el aval de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, como “Bien Histórico Artístico” Decreto Presidencial Nº 316/2010, de fecha Buenos Aires – 03 Marzo de 2010.

 
Gobernador Domingo Martínez Muñecas

3)- José Manuel Silva

Función Pública desempeñada: Gobernador de Tucumán 1828 - 1829
En testamento (1848) “dona” una porción de tierra en las inmediaciones de la ciudad, al Oeste de esta, y una suma de dinero $200.- (doscientos) pesos, para que se realice dicho Cementerio

Biografía:

Ficha: nace en Tucumán en 1776, dedicado desde joven a los negocios, logró formar una de las primeras fortunas de la provincia; poseía fincas en la ciudad capital y establecimientos ganaderos en el valle de Tafí, en El Manantial y en Burruyacu.
Actuó en política aunque a disgusto; fue miembro de la Sala de Representantes y ante la renuncia del doctor Nicolás Laguna, debió asumir – luego de dimisiones que fueron rechazadas – el 27 de abril de 1828, el cargo de Gobernador y Capitán General de Tucumán. Realizó un gobierno ordenado, regularizó las rentas y completó la administración de justicia siendo uno de sus primeros actos de gobierno la creación de la Suprema Cámara de Justicia y del Departamento General de Policía; decretó la amnistía amplia para los desterrados políticos,
En febrero de 1829, lo derrocó un motín militar, encabezado por el boliviano y ex realista Manuel Lacoa, este respondía a la inspiración del Coronel Javier López, quien poco después ocupó el sitial de Silva. Al constituirse la Liga del Norte, al frente de la cual estaba su yerno, Marco Manuel Avellaneda, prestó a la causa antirrosista apoyo material y moral, ya que la avanzada edad le impedía otra participación. Fue el primer impulsor de la industria del queso, en su estancia del valle del Tafí, y llegó a vender su producción en Buenos Aires.
Por testamento inserto en el Expediente 4, Caja 88, Serie A (de Judicial) – Archivo Histórico de Tucumán del año 1849, contribuyó con la donación del terreno (de una cuadra cuadrada) y una fuerte suma de dinero para la construcción del Cementerio del Oeste.
Su casa, en la calle Congreso 1ª cuadra (que subsiste en parte, como sede del Museo Histórico “Nicolás Avellaneda”) fue el centro de sociabilidad más importante de su época.
Estaba casado con Tomasa Zavaleta; falleció en Tucumán el 22 de diciembre de 1848. Era abuelo de Nicolás Avellaneda. Sus restos están inhumados en el Monumento de la familia Silva.

 
Gobernador José Manuel Silva

4)- Silvano Bores

Función Pública desempeñada: Gobernador de Tucumán 1890 - 1890

Biografía:

Ficha: nace en Tucumán, el día 17 de Febrero de 1855, hijo de Francisco Bores y de Maria Encarnación Ruiz de Huidobro.
Estudio en la Escuela de San Francisco y se recibió de bachiller en 1872; cursó unos años en la efímera Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas de Tucumán, aunque no llego a graduarse, 1875 actuó como defensor de los pobres; ya por entonces empezaba a aparecer sus poesías en la prensa.
En 1878 fue ministro de Gobierno de la administración de Domingo Martínez Muñecas hasta 1879. Activo militante del partido Autonomista Nacional, fue Diputado Nacional en 1880, para completar el periodo de Juan Bautista Alberdi hasta 1882.
En ese año lo designaron subsecretario del Ministerio de Relaciones Exteriores, y en 1883, Embajador argentino en Bolivia.
De vuelta en Tucumán, funda el diario El Deber en 1885, y desempeño (1886 – 1887) la dirección de la Escuela Normal de Tucumán.
A fines de este último año, se enrola en la campaña presidencial de Miguel Juárez Celman; toma parte en la revolución “Juarista” que derroca al gobernador Juan Posse y asume el Ministerio de Gobierno de Lídoro Quinteros hasta 1888, año en que fue elegido Diputado Nacional.
En Buenos Aires, hace amistad con poetas como Rubén Darío y Leopoldo Díaz.
Renuncio a la banca y reasumió el Ministerio; en 1890 tras la dimisión de Quinteros, Bores será elegido gobernador de Tucumán, asumiendo el 17 de junio de 1890 (pocas semanas antes de la revolución que derroco a Juárez Celman), la situación lo forzó a dimitir el 16 de Septiembre del mismo año.
Fundó otro efímero diario “El Tucumán” (1891); desde 1894 – 1897 fue Senador provincial; presidió entre 1895 – 1896, la Sociedad Sarmiento y entre 1898 – 1902 fue elegido Diputado Nacional, por Tucumán, para la Constituyente Nacional hasta su muerte. Figura de enorme popularidad, fue Bores un poeta romántico y un orador de sorprendentes recursos, que nunca compilo su producción en libro. Una de sus celebres oraciones cívicas fue pronunciada en la Casa Histórica de la Independencia en 1893. Su esposa fue Petrona Ruiz de Huidobro. Falleció en Quilino, Córdoba, el 19 de marzo de 1903.
Sus restos se encuentran inhumados en el Mausoleo familiar y designada por el Poder Ejecutivo Nacional con el aval de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, como “Bien Histórico Artístico” Decreto Presidencial Nº 316/2010, de fecha Buenos Aires – 03 Marzo de 2010.

 
Gobernador Silvano Bores

5)- Lola Mora

Función Pública desempeñada: Escultora

Biografía:

Ficha: en el seno de una prospera familia afincada en Tucumán, nació Dolores Mora de la Vega, a quien el arte conocería luego como Lola Mora. Eran sus padres el Dr. Romualdo Mora, Abogado y estanciero y Dña. Regina de la Vega.
Lola, la cuarta de sietes hermanos, habría nacido en una finca de Trancas, pueblo tucumano al Sur del río Tala, en cuya iglesia consta su fe de bautismo.
Lola habría nacido en Abril de 1867, tal como se desprende de su Acta de Bautismo, escrita por el Padre José D. Torres en la Parroquia de San Joaquín de Las Trancas, donde en el Libro XI, pagina 190 dice: el 22 de Junio del año del Señor de 1867, yo, el Cura interino de este beneficio puse óleo y crisma a Dolores Mora, de dos meses (de edad)…”.
Desde muy niña Lola pintaba flores, retratos y los agrestes paisajes de los alrededores de Trancas. Sus calificaciones en la Escuela Nuestra Señora del Huerto, confirman su predilección por los idiomas, la música y el dibujo.
Años más tarde, seria la discípula mas talentosa del Profesor Santiago Falcucci, un pintor napolitano, que perfecciono su técnica retratista.
En una muestra presentada en el año 1894, Lola llamaría la atención exponiendo una serie de 25 retratos de gobernadores tucumanos, realizados con carbonilla.
La semejanza casi fotográfica de los personajes, el trazo seguro y el detallismo minucioso de las figuras, hicieron de estos cuadros un éxito tal que el Gobernador Benjamín Aráoz, mediante la Ley Nº 683 del 22 de Noviembre de 1895, gestiono su compra por la suma de 5.000 pesos, para el patrimonio de la Provincia.
En 1897, el Gobierno Argentino la incluyo entre los becarios con destino a Europa; Meses después Lola se convertiría en, la primera alumna del famoso pintor Francesco Paolo Michetti, quien nunca antes había aceptado discípulos.
En Roma, Lola Mora descubrió el volumen, la tercera dimensión de la que carecía la pintura; cambio pinceles por pinceles, y telas por mármoles y bronces. Su pasión por la escultura dejo para siempre en el recuerdo a la pintora de retratos.
Alumna destacada de Constantino Barbella y de Julio Monteverde, se empapo de los más exquisitos del arte escultórico clásico, y muy pronto, comenzó a ganar premios en Italia y Francia.
Críticos de arte, periodistas y amigos, fueron testigos de su tesonera e incansable dedicación al trabajo; la encontraban montada en escaleras o caballetes, vestida con pantalones gauchos, ropas amplias de tela rustica y una boina que no conseguía retener su indomable cabellera negra. Esculpía cantando vidalas de su Tucumán natal.
Los distintos fragmentos de la “Fuente de las Nereidas” viajaron hasta Génova y desde allí, a bordo del vapor Toscaza.
Llegaron a Buenos Aires en Septiembre de 1902; de inmediato, la obra escandalizo por la cantidad de desnudos que contenía y Lola vio demorado su ensamble mientras funcionarios discutían cual seria su emplazamiento; por recomendación del Gral. Mitre, fue emplazada en el Paseo 9 de Julio (actual Leandro N. Além), entre Cangallo (Pte. Perón) y Piedad (Sarmiento).
En ese lugar céntrico, pero apartado de los ojos pudorosos de los “ciudadanos honorables”, se inauguro el 21 de Mayo de 1903, con gran concurrencia de publico y autoridades. Si bien se llama “Fuente de las Nereidas”, es el único monumento de la ciudad cuyo nombre original ha sido opacado por el autor, ya que todos la conocen como “Fuente de Lola Mora; la obra realizada en mármol de Carrara, representa el nacimiento de la diosa Venus, dentro de una gran valva marina, tres caballos briosos, son sujetados por tritones. En el centro, sobre un basamento de piedra, las dos nereidas que dan nombre a la obra, sostienen otra valva de la que surge la belleza de Venus.
Su composición piramidal, sus múltiples líneas curvas y, el movimiento espiralado del cuerpo de las sirenas, obligan al espectador a rodear la fuente para apreciarla en su conjunto. Fue la primera obra pública realizada por una mujer que se inauguro en Buenos Aires.
Lola Mora diseño su propia casa y atelier, un bello palacio sobre la Vía Dogali Nº 3, en un aristocrático barrio de Roma.
Realizó numerosos bustos: al Gral. Roca y su esposa Clara Funes, al escultor Hernán Cullen Ayerza, a Carlos Pellegrini, a Giuseppe Garibaldi, a Isabel Lumbo de Casares, un autorretrato (actualmente en poder de la familia Páez de la Torre, en Tucumán) y uno del Presidente Luís Sáenz Peña (hoy expuesto en la Galería de los Bustos en la Casa Rosada).
En Septiembre de 1904, inauguraba varias obras en su provincia natal: el Monumento a Juan Bautista Alberdi, con quien estaba emparentada por línea paterna, la Estatua de la Libertad, realizada en mármol de carrara ubicada en la Plaza Independencia de San Miguel de Tucumán, y dos enormes bajorrelieves de bronce (representando el 25 de Mayo de 1810 y el 9 de Julio de 1816) en el patio principal de la Casa Histórica de Tucumán.
Viajo a Salta, donde experimento la minería y la búsqueda de petróleo en la zona de Rosario de Lerma, Molinos y Cachi, pero solo consiguió perder su fortuna y sus últimas fuerzas.
En 1930, un viejo amigo, el periodista Juan José de Soiza Reilly, la encontró viviendo en el Hotel Plaza de la ciudad de Salta; le hizo un extenso reportaje, que publico en la revista Caras y Caretas.
Hábil inquisidor, el reportero, consiguió extraer de Lola la enumeración de los muchos sinsabores recibidos en los últimos años, que incluían la falta de pago de varias de sus obras, pero también Soiza Reilly, dio cuenta de una advertencia que le hizo la artista:”No cuente usted nada. No escriba usted nada. Van a creer que me quejo. Nunca me he quejado, ni me doblé jamás…”.
En 1934, regreso a Buenos Aires y fue acogida por sus sobrinas Sara, Hilda y María Dolores Rücker Mora, en su petit-hotel de la Avenida Santa Fe 3026; allí supo del calor familiar y del sosiego confortable. Victima de un derrame cerebral que la dejó postrada, recibió asistencia del prestigioso medico Axel Bunzow, y los cuidados nocturnos de la enfermera Adela Vega.
Importantes personalidades del arte y la política, la visitaron en su lecho de enferma, mientras los diarios ensayaban un “mea culpa” por haberse olvidado durante tantos años de esta mujer excepcional.
Falleció a las 13:33 horas del 07 de Junio de 1936, sus restos se encuentran inhumados en un Monumento ubicado en el Cementerio del Oeste y designado por el Poder Ejecutivo Nacional con el aval de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, como “Sepulcro Histórico” Decreto presidencial Nº 316/2010, de fecha Buenos Aires – 03 de Marzo de 2010.

 
Escultora Lola Mora

6)- Teniente Coronel Lucas Alejandro Córdoba

Función Pública desempeñada: Gobernador de Tucumán 1895 - 1898 y 1901 - 1904

Biografía:

Ficha: nació en la localidad de Chicoana, provincia de Salta, el 28 de Noviembre de 1841.
Se educó primero en Copiapó, Chile; al regresar la familia al país, estudió en el colegio San Ignacio de Buenos Aires y luego en el de Concepción del Uruguay; empezó estudios de Derecho en Córdoba, pero lo dejó para entrar al Ejército.
En 1862 se alistó en el batallón de Arredondo actuando en la campaña de La Rioja contra el Chacho Peñalosa y estuvo en las batallas de Lomas Blancas y Las Playas; participó en las acciones de Pocitos y Pozo de Vargas y en la campaña contra Felipe Varela, en Salta y Jujuy al frente del batallón tucumano “Río Colorado”.
En 1867 fue Jefe de Policía en Tucumán, Legislador provincial y también catedrático del Colegio Nacional; fue periodista y minero en La Rioja. Actuó a favor de Mitre en la revolución de 1874 y acompañó a Julio Argentino Roca (con quien tenía gran amistad) en la campaña del Desierto, donde fue su secretario.
En 1880, participó en la revolución porteñista de Tejedor, fracasada ésta permaneció en la Rioja, hasta que la amnistía de 1883 lo reivindicó; pero recién en 1890 fue dado de alta del ejercito.
Luego de varias otras actividades pasó a Rosario y en 1893 regresó a Tucumán como Jefe de la Policía Militar de la Intervención Federal del General Francisco M. Bosch. Allí inició la segunda y fundamental etapa de su vida, que se centraría en la política.
Designado Ministro de la gestión del Gobernador Benjamín Aráoz, al ocurrir la muerte repentina de este (1895), fue elegido para sucederle.
Su mandato terminó en 1.898; fue elegido entonces Senador al Congreso de la Nación y luego otra vez Gobernador de la Provincia (1901 a 1904).
Las administraciones fueron históricas por sus realizaciones en materia de educación, irrigación (proyectó el dique El Cadillal) y otras obras públicas.
Logró unificar, en torno de su nombre, a las diversas fracciones autonomistas de Tucumán, en el Partido Provincial, del que fue indiscutido jefe.
Retirado de la política al terminar su segundo gobierno, falleció en Quilino, Córdoba, el 29 de Julio de 1913. Se casó dos veces, la primera con Mercedes Granillo y la segunda con Mercedes Arias.
Personalidad llena de típica gracia provinciana, fue Lucas Córdoba un verdadero ejemplo de probidad. “No hizo en su vida un negocio, no poseyó una vara de tierra; no ocupó posiciones que no significaran un sacrificio, fue Gobernador y rehuyó reiteradamente las canonjías electivas. Disolvió en su provincia los partidos históricos y patronímicos y fundó su prestigio en la concordia de la familia tucumana”, dijo en su homenaje, en el Congreso nacional, el Doctor Julio Argentino Roca.
El Monumento del Teniente Coronel Don Lucas Alejandro Córdoba, fue realizado por Arturo Dresco, discípulo de Cafferata y Della Valle; presenta un basamento en granito Negro de estructura geométrica que se une con el mármol.
Sus restos se encuentran inhumados en un Mausoleo ubicado en el Cementerio del Oeste y designada por el Poder Ejecutivo Nacional con el aval de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, como “Bien Histórico Artístico” Decreto Presidencial Nº 316/2010, de fecha Buenos Aires – 03 Marzo de 2010.

 
Teniente Coronel Lucas Alejandro Córdoba